No es fácil pensar en qué regalar cada cumpleaños, aniversario, Navidad, etc. Por eso a veces nos precipitamos y regalamos lo primero que nos inspira ternura o aquello que puede sorprender sin medida al destinatario del regalo. Son en estos casos en los que regalar una mascota, puede que no sea la mejor opción.

Concretamente, hay cientos de gatos que se regalan al año, pero cuando crecen hasta su tamaño natural dejan de ser atendidos correctamente porque ya no parecen dulces criaturas. No se les presta la atención debida y pasan largos periodos de tiempo solos.

En esas situaciones son en las que no se debe regalar un gato, pero para saber si realmente puede ser una mascota muy querida puedes seguir estos consejos.

Amará al gatito

Aunque para ti un gato sea la cosa más maravillosa del mundo, no tiene por qué serlo para el resto.

Por ello, lo primero que debes de hacer es asegurarte que la persona a la que se lo vas a regalar lo querrá y cuidará como todo ser vivo merece. En ese sentido, hay que pensar que todos los gatos no son iguales y deberás escoger aquel     que mejor se amolde a la personalidad de tu homenajeado.

Suele hablarse de las razas de los perros y las notables diferencias entre ellas, sin embargo, los gatos no son todos iguales. Existen algunos de naturaleza más tranquila y otros muy activos e, incluso, salvajes. Ese es un motivo fundamental para informarte bien de su raza antes de adquirirlo por su ternura cuando son pequeños.

Algunas webs te informarán de las características que pueden tener unas razas u otras. Por ejemplo, Petyzoo cuenta con algunos artículos que explican al detalle todo lo que tienes que saber de razas algo desconocidas como los gatos bengala: petyzoo.com/gatos/bengala/

Será bueno para su salud

Otro aspecto a tener en cuenta es que regalar un gato no sea perjudicial para la salud de la persona que lo recibirá.

Muchas personas son alérgicas a ellos, aunque no lo sepan. Lo mejor es saber si esa persona ha estado en contacto con ellos, si ha jugado con ellos o si los ha atendido alguna vez.

Esta parte es fundamental porque no podemos dejar una mascota a alguien que no vaya a informarse sobre sus necesidades de atención. La salud de los dueños lo es, pero también la salud del gato que va a recibir.

Podrá mantenerlo

Al hablar de la salud de la mascota, también hablamos de una manutención económica que no todo el mundo puede permitirse. Llevarlo al veterinario, comprar sus medicamentos y el resto de artículos que necesita es imprescindible a la hora de decidir si será el regalo perfecto o no.

Muchas veces es la mascota ideal para aquellas personas mayores que se sienten solas en casa, pero también hay que contar con que pueda encargarse de su cuidado diario y no sea una carga más.

Para ayudar con su mantenimiento puedes comprar junto a la mascota, algunas pertenencias básicas como un cajón de arena, un rascador, algo de comida, etc. Además, sería perfecto que te preocuparas por su estado de vez en cuando y colaboraras con cualquier cosa que necesite. Un regalo compartido es el mejor regalo.